La Tercera Vs. El Mercurio

Publicado: 4 octubre, 2010 en Prensa

Es imposible tener el monopolio de un medio por tanto tiempo. Con esta premisa, el diario de Copesa intenta ganar día a día más adeptos frente al gigante de Agustín Edwars ¿Por qué compiten? Por obtener el poder que entrega ser el medio más importante para la elite chilena.

*Cambio de mando

Un 20 de marzo Cristián Zegers, ex director de La Segunda, recibió un llamado telefónico donde era invitado a almorzar a la casa de

Cristián Zegers

Cristián Zegers

Agustín Edwars. En ella, el dueño del Decano le entregó una grata noticia: “Quiero que seas el nuevo director de El Mercurio”. A primera hora del día siguiente el invitado dio el sí en desmedro de Juan Pablo Illanes quien era, hasta ese entonces, el director de medio escrito.

El recién despedido había llegado a mediados de los 80’ para enfrentar la misión de encarar el nacimiento de La Época, diario mucho más progresivo el cual representaba una real perdida de liderazgo.

Ya en la mesa directiva, Zegers con sus editores y asesores llegaron a una conclusión catastrófica: El Mercurio no tenía una dirección periodística clara y sus diferentes secciones funcionaban independientemente una de la otra. Y frente a esta lapidaria situación, en la otra vereda se encontraba, luego de dos décadas de monopolio, una real amenaza: La Tercera.

*La amenaza había llegado

Cristián Bofill

Cristián Bofill

Desde el 2002, el imperio comunicacional de Álvaro Saieh comenzaba a ser un competidor de cuidado tanto en lo comercial como en lo periodístico, de la mano de su director Cristián Bofill.

De la mano de su director, ese año La tercera subió de 6 mil a 80 suscriptores. El informe del Sistema de Verificación de Circulación y Lectoría del primer semestre del 2006 decía que la brecha era muy estrecha: 100 mil y 208 mil el diario de Copesa contra 128 mil y 216 mil del Decano. Es decir, El Mercurio superaba a La Tercera por tan solo 8 mil ejemplares. A regañadientes había que asumir lo que todos en El Mercurio no querían asumir: La competencia estaba presente.

*La reacción del Decano

Para comenzar a hacer cambios dentro de la empresa, se debía empezar con una autocrítica asumiendo que la elite ya no solo se informaba por su medio sino que ahora también existía La Tercera. A pesar de esto, El Mercurio no había perdido todo su poder simbólico dentro de la elite. Pilar Vergara, periodista del diario y nueva directora de La Segunda avala éste argumento: “Estaba a la vista la perdida de fuerza en segmentos no sólo de la elite, también entre la gente joven. La forma como La Tercera a ganado terreno es notable”. Algo similar asegura el senador RN Sergio Romero: “(El Mercurio) no estaba interpretando la diversidad y los cambios de la sociedad chilena”.

*Comenzaban los enfrentamientos

Eliodoro Matte

El primer enfrentamiento claro fue el domingo 16 de Junio del 2006 cuando Eliodoro Matte decidió dar una entrevista a La Tercera donde el Decano pudo empatar solo por una gestión personal de Edwars. Era el primer aviso de la amenaza que reflejaba el diario de Copesa sobre el sitial de medios de la elite. Así lo refleja un asesor de Agustín: “Fue la primera advertencia de que el centro de gravedad del poder mediático y una parte importante de la influencia sobre la clase dirigente se alejaban del diario”.

Tiempo después vendrían hechos más importantes como los documentos “Nunca más” y “El fin de una visión” que el entonces comandante en jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre decidió publicar en La Tercera. Pero eso no sería lo más conflictivo. El entonces Presidente de la República Ricardo Lagos decidió dar su última entrevista en La Tercera, dándole el punto final a la situación de que El Mercurio ya no era el único diario de la elite.

Sin ir más lejos, el primer día que asumió Zegers en el timonel del Decano fue negativo para él. Había conseguido entrevistas exclusivas con el ministro de Haciendo, Velisario Velasco, y con el Cardenal Errázuriz, ambas para el día domingo. Sin embargo, Bofill se adelantó llevando al ministro en portada de Qué Pasa, y al Cardenal en tapa del diario. Ambas el sábado.

*Cambios radicales

Se comenta en los pasillos de El Mercurio que el Bofill tendría un “garganta profunda” que le informaría sobre los temas de alto impacto que consigue el Decano para así adelantarse. La primera medida que tomó Zegers fue que si un personaje le da una entrevista a su rival, éste no va en el diario.

Dos cambios extremos en comparación con su antecesor ha implementado Zegers. Primero dotó de actualidad las editoriales. Y lo segundo fue que comenzó a privilegiar los criterios noticiosos y vendedores de la portada, aunque esto implicara romper con la rígida estructura de diseño.

Es notorio el reencanto del mundo conservador con estos cambios, como cuenta el senador Arancibia: “Ahora lo estoy volviendo a comprar. Estoy seguro que con Cristián el diario volverá a tener una mirada clara frente a los temas”.

En el circulo de Zegers explican que explican que éste comprendió que la única forma de hacer funcionar un diario tan grande es logrando una mística de equipo entre sus editores. Su mensaje es claro: Deben admitir que están en competencia y que no tienen la vida asegurada. También ha dicho que el diario debe conectar con los cambios de la sociedad chilena para que su liderazgo y nivel de influencia sean percibidos.

*¿Qué le depara el futuro a estas industrias de la comunicación?

Agustín Edwars Jr.

Todo parece indicar que el mandato de Zegers es sólo un periodo de transición ya que todos los ojos están puestos sobre Agustín Edwars del Río, el sexto de los hijos de Agustín que ha remecido la industria de la prensa re perfilando exitosamente a Las Últimas Noticias. Obviamente suena como persona fija a asumir el directorio del grupo.

Nueva imagen La Tercera

Finalmente, en la otra vereda La Tercera sigue trabajando para ser el gran medio de las elites. Hasta hace poco cambiaron drásticamente el estilo del diario dándole un aspecto más internacional como The Guardian de Inglaterra y ABC de España, donde sus cambios (notorios) fueron los siguientes:

– Mejoras en la calidad del papel y muchos más colores
– Se achicó el tamaño de las fotografías para darle mucho más espacio a las letras en su portada.

Con esto, más algunas mejoras en la página web, Copesa trata de seguir dando caza al Decano del periodismo chileno para pasar de ser sólo la “amenaza” a ser el gran periódico de la elite chilena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s